No me siento discriminada por el Augusta National Club

http://www.golfchannel-la.com

 

Augusta National Club es una institución privada, fundada hace 80 años, y desde sus comienzos se ha caracterizado por ser un club muy conservador, tradicional, que organiza uno de los torneos más importantes del golf profesional y que sólo acepta socios hombres. Las mujeres pueden jugar su campo sólo si son invitadas, pero no pueden convertirse en miembros.

En los últimos días, el tema de la membresía de mujeres se ha vuelto a poner sobre la mesa, debido a que la empresa IBM, patrocinadora del Masters hace ya varios años, ha nombrado como presidenta a Virginia Rometty (en la foto). Y a diferencia de sus cuatro predecesores, todos hombres, la señora Rommety no ha sido invitada a ser socia del Augusta National.

En la conferencia de prensa anual del Masters 2012 el pasado miércoles, Billy Payne, director del club, reafirmó declaraciones que ya había hecho en el pasado: la eventual membresía de mujeres es un asunto que hace parte de las deliberaciones privadas del club y que, por lo tanto, no debe ser discutido públicamente. Mientras tanto, algunos medios afirman que la pasión de Virginia Rometty es el buceo y que sólo juega golf ocasionalmente. Otros especulan que Payne ofrecerá la membresía a Rometty después de la finalización del Masters y cuando se baje la espuma del debate.

¿Cree usted que las mujeres nos debemos sentir discriminadas al no tener la posibilidad de ser socias del Augusta National Club? Mi opinión es que no, por varias razones:

1) Los clubes privados tienen derecho a establecer sus propios reglamentos y restricciones de entrada. Por ejemplo, hay clubes y organizaciones sólo para gente de una religión, de una cierta nacionalidad, de cierta edad, etcétera.

2) Es probable que Augusta permita la membresía de mujeres en el futuro, pero cambiar tradiciones toma tiempo y hay que respetar los procesos de cada entidad.

3) El golf es un deporte integrador y las mujeres tenemos muchas posibilidades para jugarlo, como aficionadas o como profesionales. El hecho de no poder ser socias de un club no limita para nada las ganas y las posibilidades de ser una buena golfista, debido a que el deporte como tal permite que jueguen hombres y mujeres de todas las edades. Es decisión personal de cada golfista, sin dependencia de terceros, qué tan lejos queremos llegar con nuestro juego.

 

http://www.golfchannel-la.com

Escribir comentario

Comentarios: 0