El “efecto Tiger” tras el triunfo: Los ratings suben y Nicklaus sonríe

Tiger Woods volvió a celebrar este fin de semana en el Memorial Tournament, y como ya saben los seguidores fieles del PGA Tour, su victoria tras dos meses de sequía le brinda mayor atención mediática al golf justo una semana antes del inicio del US Open.

El timing para que el estadounidense retomara su mejor nivel no pudo ser mejor para los organizadores del segundo major de la temporada, las cadenas de televisión y el propio Jack Nicklaus, rostro principal del Memorial.

Los ratings de la ronda final del Memorial fueron 138 por ciento superiores a la última vuelta en 2011, según dio a conocer este lunes CBS Sports. Esta fue la audiencia más alta que alcanzó este torneo desde 2004, año donde Ernie Els venció por cuatro golpes a Fred Couples, aunque la presencia de Woods cerca del tope en el tablero final también ayudó en dicha oportunidad.

Esta mejora del ahora número cuatro del mundo llega en un excelente momento para la USGA, que prepara el US Open un año después de que el norteamericano se ausentará del torneo por lesión.

Otro que sonrió con la elevada exposición de su torneo fue Nicklaus, quien llenó de elogios a Woods tras su victoria en Muirfield Village. Lo que más impresionó al “Oso Dorado” fue el memorable chip embocado por el estadounidense en el hoyo 16.

“Tiger estaba en posición para ganar el torneo y tenía un tiro muy difícil, ya que solamente podía aterrizar la pelota en un lugar específico. Si la tiraba larga, probablemente terminaba perdiendo el campeonato”, dijo Nicklaus. “La bola termina en el lugar justo. A mi parecer no importa si la pelota terminó en el hoyo o no, eso es un bonus. ¡Qué tiro! Bajo esas circunstancias no creo haber visto un tiro mejor”.

Woods, que admitió que esa ejecución en el 16 fue uno de sus mejores golpes en su ilustre carrera, siente que llega muy bien preparado para afrontar el US Open en el Olympic Club en San Francisco: ”Anduve muy bien hoy (domingo). Todos los palos que utilicé los jugué a la perfección. La semana pasada jugué en el Olympic Club y le pegué muy bien a la pelota. Siento que las cosas me funcionan cada vez mejor, en especial con mi swing“.

En abril, el estadounidense llegó al Masters tras ganar en Bay Hill y decepcionó. En San Francisco tendrá la oportunidad de manejar de mejor forma el ímpetu triunfador.

Un año después de no contar con Woods en el field, el US Open acaparará aún más atención la próxima semana. Lo que se llama el “efecto Tiger”.

 

(Golf Channel – Agencias)

 

Escribir comentario

Comentarios: 0