LOS GANADORES Y PERDEDORES QUE DEJÓ EL OPEN CHAMPIONSHIP 2014

Como es tradición en Golf Channel Latin America, junto al final del Open Championship 2014 también llega el momento de analizar en detalle lo sucedido el fin de semana recién pasado en Hoylake.

 

Algunos, como en el caso de Rory McIlroy, salieron del tercer major de la campaña con una gran sonrisa. En cambio, otros tendrán que hacer los ajustes necesarios de cara al PGA Championship (en el caso de Royal Liverpool con el foco en un Open Championship a futuro).

 

A continuación, enumeramos los que salieron fortalecidos de Hoylake y los que no tuvieron una buena semana en el major británico.

 

Ganadores

 

- Rory McIlroy: Dominación total en las primeras tres rondas en Hoylake; Tres majors ganados a los 25 años y solo le falta el Masters para completar el Grand Slam; Su nombre es mencionado junto a Jack Nicklaus y Tiger Woods en los libros de récords.

Digamos que fue una semana decente para él.

 

- Sergio García y Rickie Fowler: El primero confirmó que su cambio de actitud (y su actual novia Katharina Boehm) le vino bien. Se acabaron las declaraciones pesimistas y las rabietas dentro de la cancha, para así darle paso a un nuevo García: consistente con su golf y con una sonrisa en la cara.

Fowler igualó el segundo lugar del Open junto al español, resultado que le permitió sumar su tercer Top 5 en los majors en 2014. El último en conseguir ese nivel de consistencia en los tres primeros eventos “grandes” fue Tiger Woods en 2005. Un dato no menor.

 

- Angel Cabrera: Comenzó la semana con una magra ronda de 76 golpes bajo condiciones perfectas en Royal Liverpool. Sin embargo, revirtió esa situación con un total de 10 bajo par en las últimas tres vueltas, registro que lo ayudó a escalar hasta el décimo noveno lugar.

Con una victoria en el Greenbrier Classic y una positiva presentación en el Open, Cabrera puede dar pelea en el PGA Championship.

 

Perdedores

 

- Adam Scott y su mala suerte: Entre los jugadores que terminaron en el Top 15 del Open Championship. solo Scott y el irlandés Shane Lowry jugaron el jueves por la tarde y el viernes por la mañana.

 

Es acá donde entra el factor “suerte”: las condiciones fueron perfectas para los golfistas que les tocó temprano en la primera ronda y tarde en la segunda. El australiano tuvo que enfrentar viento y greens rápidos (en especial el viernes), mientras que McIlroy y otros disfrutaban de los turnos más benévolos.

 

De todas maneras, Scott se las arregló para terminar en el quinto lugar del certamen con 12 bajo par. Nada malo para el número uno del mundo, aunque haya quedado con una sensación de que la suerte pudo acompañarlo un poco más.

 

- Royal Liverpool Golf Club: El viento y las condiciones realmente difíciles no aparecieron en toda la semana, lo que dejó expuesto al campo inglés. Woods (2006) y McIlroy se combinaron para un total de 35 bajo par en sus scores ganadores en Hoylake, lo que indica que es una de las canchas más fáciles de la rotación del Open y de los majors.

Toda cancha tipo links es difícil con viento. Royal Liverpool no contó con esta defensa y quedó expuesta esta semana.

 

- Tiger Woods: Superar el corte era una meta realista y la cumplió. Pero tras un inicio de 69 golpes (-3), el “Tigre” que hemos visto en los majors en los últimos cinco años volvió a aparecer.

Sin poder bajar de los 70 golpes en las dos últimas rondas en un major desde el Masters 2011, Woods comienza a ver escapar sus opciones de superar los 18 eventos de Grand Slam ganados por Nicklaus. Y como si todo eso fuese poco, Tiger piensa que debería ser llamado a la Ryder Cup a pesar de no haber jugado durante tres meses debido a su operación en la parte baja de la espalda.

El californiano es el golfista más grande de esta generación. Pero para ganarse un puesto en la Ryder -y la confianza del capitán Tom Watson- debe mostrar algo más en el WGC-Bridgestone Invitational y en el PGA Championship.

 

(Golf Channel)

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0