UN AMOR UNIDO POR EL GOLF 

FUENTE - www.mexicogolftour.com.mx

La historia de Susana Jiménez y el golfista Arnulfo Romero es una de las más especiales en el México Golf Tour 2015.

Casados desde el año de 1992, ‘Susie’ acompaña a su esposo Arnulfo a cada torneo que disputa en la República Mexicana, y lo hace de una forma impensable: la hace de caddie y carga la bolsa de bastones por el campo, todo con tal de vivir parte de la pasión que tiene su marido por este deporte.

“A ella (Susana Jiménez) le encanta estar con nosotros, mi hijo también es pro y juega también la gira, pero le gusta acompañarnos y cargar las maletas, nos la pasamos a todo dar”, dijo el profesor Romero.

“Para mí es satisfacción de apoyar a mi marido en un torneo. Es cansado, claro, pero me gusta acompañarlo y vivir con él cada tiro. Acompañarlo es lo mejor”, aseguró Susana Jiménez.

El último torneo en que Susana acompañó a su esposo fue en el Tampico Open, donde no le importó soportar el calor asfixiante que imperó en el campo de golf, donde aguantó valientemente recorrer a pie los 18 hoyos del Club Campestre de Tampico.

“Creo que tiene más resistencia que yo (risas), a ella le encanta. También juega golf y da consejos, da ánimos, lo hace muy bien la verdad”, señaló Arnulfo.


Al principio de su matrimonio, Susana Jiménez no era adepta al golf, sino todo lo contrario, ya que Arnulfo viajaba constantemente a disputar torneos, situación que lo alejaba de su hogar. Sin embargo, el hecho de que el hijo de ambos también se dedicará al golf profesional, obligó a ‘Susie’ a meterse de lleno al deporte de los bastones.

“No siempre me ha gustado el golf. Al principio, cuando él empezó a dedicarse a esto, odié a este deporte. Mi hijo también es golfista y me dije: ‘o me uno o me salgo del barco’, y fue por eso que empecé a entrenarlo, a vivirlo y a disfrutarlo”, apunto Jiménez.

“La fui involucrando poco a poco, antes no me cadeaba, pero desde el 2000 para acá le dio por cargarnos la bolsa. Antes ella detestaba el golf porque nos alejaba, y le dije que tenía que cambiarse al golf y lo hizo, por eso andamos juntos, es padrísimo”, declaró Romero.

El apoyo moral que Susana le da a Arnulfo dentro del campo consiste en darle ánimos para que no se caiga psicológicamente.

“Me ayuda en la psicología, porque caídas y todas esas decisiones las tomo yo, pero me va alentando, me dice ‘échale ganas’ o ‘tú puedes’, es muy bien apoyo”, argumentó Arnulfo Romero.

Cuando Romero embocó la bola en el último hoyo de su participación en el Tampico Open, su esposa Susana aplaudió y se acercó a su esposo para premiarlo con un beso, un gesto que es mucho más importante que recibir dinero o un trofeo.

El amor lo puede todo.

Escribir comentario

Comentarios: 0