EL LAAC CAMBIA LA VIDA A LOS AMATEURS 


El Latin America Amateur Championship (LAAC) nació con la premisa de promover el crecimiento y el desarrollo del golf en la región.


Y esa idea general tiene una consecuencia directa en la carrera individual de cada uno de los participantes de este evento sin precedentes que tiene como premio principal para el ganador poder jugar el Masters Tournament de 2016, como así también un lugar en el Amateur Championship y U.S. Amateur del próximo año, y a cualquier otro campeonato aficionado de la USGA para el cual sea elegible.


Además, el campeón y el jugador o los jugadores que terminen en segundo lugar tienen la exención para participar en una de las etapas clasificatorias para el 145° Open Championship en Royal Troon y del U.S. Open en Oakmont Country Club de 2016.


Matías Domínguez y Alejandro Tosti, primero y segundo respectivamente en la primera edición del LAAC, pueden dar fe de lo que significa este campeonato para un jugador. “La primera vez que agarré un palo de golf soñé con jugar el Masters. Nunca pensé que lo conseguiría tan rápido”, señaló todavía emocionado el chileno, de 22 años, apenas ingresó por Magnolia Lane al fabuloso mundo de Augusta National.


Es que eso es el LAAC: premios muy importantes, emociones fuertes, organización de excelencia fiel al estilo del Masters Tournament, la R&A y la USGA, los tres partners que idearon este campeonato que fue bisagra para el golf en Latinoamérica. Así lo viven y lo sienten los jugadores que formaron parte en la primera edición que se llevó a cabo en Pilar Golf, Buenos Aires, Argentina.


“Sin dudas el LAAC me cambió la vida”, dijo Domínguez, jugador de la Universidad de Texas Tech, hace unos meses en un programa especial que se emitió por la pantalla de Golf Channel Latin America.


Y es que además de jugar el Masters, donde no pasó el corte aunque jugó dos rondas de golf muy buenas, el chileno jugó las etapas finales clasificatorias para el U.S Open y el Open Championship, y también participó en el British Amateur.


Además, Domínguez se dio el lujo de jugar su primer torneo en el Web.Com Tour, la segunda gira de los Estados Unidos y la antesala del PGA TOUR. En el Chile Classic, el jugador de Santiago superó el corte clasificatorio y finalizó 30° (-10) con cuatro rondas por debajo del par.


Por su parte, Tosti aún recuerda con sabor amargo el final del LAAC 2015 cuando tuvo la victoria en sus manos. “Dos palabras sintetizan aquel momento: orgullo y decepción”, recuerda el argentino de 19 años surgido del Club Mitre de Pérez de Rosario, Argentina. Pero de estos momentos difíciles se aprende mucho y Alejandro asegura que aprendió mucho de lo que vivió. “Estas experiencias te hacen más fuerte y forman a un jugador. Me servirá mucho para el futuro”, asegura el rosarino.


Después de aquella semana cargada de emociones, en la que era amplio favorito, Tosti, jugador de la Universidad de la Florida, tuvo algunos problemas de salud que lo alejaron de las canchas por varias semanas. Pero en su regreso, volvió a brillar con rondas de 72 y 71 en el British Amateur en donde accedió a los partidos de eliminación directa. Allí perdió en los cuartos de final frente al francés Robin Sciot-Siegrist.


Así es el Latin America Amateur Championship, un campeonato en el que no faltan las emociones, las oportunidades y donde los sueños se hacen realidad. Y si no, que lo digan Domínguez y Tosti, dos héroes del futuro que están descubriendo su gran potencial.

Ojalá que en esta edición sea un mexicano quien pruebe las mieles del triunfo.


Escribir comentario

Comentarios: 0