Lorena escribe por primera vez el nombre de México en Salón de la Fama del Golf.

Nueva York. N.Y. Martes 26 de septiembre de 2017. Hoy Lorena Ochoa Reyes ha hecho historia una vez más. La mejor golfista mexicana de todos los tiempos ha remarcado su nombre en la historia del golf internacional al  convertirse en miembro del  Salón de la Fama del Golf Internacional.

Lorena es se convierte en la primera golfista mexicana, más joven y latinoamericana en formar parte de los 155 miembros del World Golf Hall Of Fame (Salón de la Fama).

Fue presentada por su amiga y compañera de golf Julie Inkster quien  se refirió a ella como una brillante golfista, una excelente persona; de gran corazón y que siempre busca el bienestar de las personas a su alrededor. 

La ceremonia inició con el emotivo ingreso al Cipriani Wall Street de los miembros actuales del salón de la fama, entre ellos destacan Nancy López, Julie Inkster, Annika Sorenstam, Laura Davis, Gary Player, Tome Kite. 

Ochoa fue la  cuarta de los  cinco nuevos miembros (Meg Mallon, Ian Woosnam, David Love III, Henry Longhurst) en ser inducida. Su discurso uno de los más conmovedores y emotivos. A través del cual compartió  con los presentes aspectos memorables de su trayectoria profesional.

 “Escribir este discurso ha sido de lo más complicado que he hecho últimamente. Probablemente más difícil que tener un bebé.

Primero quiero empezar felicitando a la familia de Ian, Davis y Henry, y a mi buena amiga Meg. Es un honor estar aquí y compartir este momento tan especial con ustedes.

Le mando todo mi amor y mi soporte a todos los mexicanos que están pasando por momentos tan difíciles después de la serie de desastres naturales.

Quiero contarles un poco de mi historia, empezando por mí infancia en México y como esta mujer mexicana está aquí el día de hoy.

A la edad de cinco años, Chuy Sandoval fue mi primer maestro de Golf. Cuando cumplí seis, jugué mi primer torneo en Jalisco, mi estado. A los siete años, jugué a nivel nacional. Cuando cumplí ocho años, mi papá me dijo que si calificaba para representar a México en el Campeonato del Mundo, él me llevaría a California, pero la verdad es que yo sólo quería ir a Disney.

LORENA OCHOA EN EL SALÓN DE LA FAMA
LORENA OCHOA EN EL SALÓN DE LA FAMA

 

La verdad no conocíamos mi nivel de juego, las mujeres mexicanas no jugaban Golf, era algo que se veía raramente. Tras una ceremonia de apertura, vi los resultados de las ganadoras del año pasado y me dije a mi misma “puedo vencer a estas niñas” y así fue como llegué a ser la número uno en el mundo a la edad de ocho años.

Sammy, un buen amigo de la familia, me regaló mi primer set de palos de golf, después mi tío Cente me ayudó.

No teníamos mucho dinero y mi familia tuvo que sacrificar mucho para que yo pudiera jugar. Por esto y más, quiero agradecerles a Pay, Ale y Daniela. Todas las cosas que ustedes no pudieron hacer por mí y nunca se quejaron. Yo sólo puedo recordar amor y apoyo de su parte. Lo hicimos juntos, ¡gracias!

 

 

Mis amigos del golf de la infancia eran y siguen siendo Shanti, Ale y Chofa, ellos me ayudaron a enfrentar muchos obstáculos. Cuando tenía 13 años perdí en mi primer torneo nacional y me sentí tan mal que me prometí a mí misma que haría todo lo necesario para ser la mejor y ellos me ayudaron a lograrlo. Éramos un equipo, practicábamos juntos todo el día, jugábamos hasta que llegaba la noche, cuando llovía, soñábamos despiertos que seríamos los mejores y juntos logramos nuestros sueños de obtener la beca en Estados Unidos y Shanti en convertirse en el mejor maestro de Golf.

Tuve el apoyo de la familia Ostos, ellos me trataron como otra más de la familia, me sentí adoptada por ellos. Me llevaban a torneos y pagaban por mi cuando yo no podía. En verdad fue un esfuerzo en equipo. Muchas gracias. 

Tuve mucha suerte cuando era pequeña, porque el mejor golfista mexicano del momento, era miembro del mismo club que yo, Rafa Alarcón. Lo veía practicar y eso me impactaba ver lo que podía hacer con la bola, su toque alrededor del Green, sus tiros tan precisos, él lo hacía todo. Un día, lo senté conmigo y le dije “Rafa, quiero ser la mejor del mundo, ¿me ayudas?”

La primera cosa que me dijo fue “Dile a tu familia y amigos, todos deben conocer tu sueño”. Todos juntos, con mis papás, formulamos un plan. La primera meta era obtener la beca en Estados Unidos y de ahí partir. Rafa, tu siempre has deseado lo mejor para mí, como mujer como hija y ahora como esposa. Gracias por tu dedicación y amor y también a Adriana y a toda tu familia. Hoy, dos mexicanos llegamos al Salón de la Fama.

Quiero agradecer a toda mi familia, a todos los Ochoas, a los Reyes, mi abuelo Lolo, él estaría muy orgulloso, cada uno de ustedes me ha ayudado cada paso que he dado en el camino. A mi tío FOY, mi tía María Laura y Memo, Vivanco, El Mudo, a todas las personas que no pudieron venir y en especial a todos los que siempre me han querido y apoyado, a todos mis amigos del club Country, Guadalajara, gracias desde el fondo de mi corazón. ¡Gracias!

Fue una fortuna obtener la beca en Tucson. Estaba lista para jugar para los Wildcats pero el problema era mi inglés. Me costó cuatro intentos pasar el SAT. Pero ser una golfista en U of A cambió mi vida, fue increíble. Las facilidades, la energía de la escuela, mi equipo, mi Coah Greg. Más importante, mis amistades como Cristina Baena con quien comparto todo. Vicky Maes, amé todas nuestras interminables pláticas nocturnas, soñábamos con el futuro. Todos ustedes han estado siempre ahí para mí, cuando necesitaba una buena patada ustedes me la daban. También conocí en Tucson a mi segunda familia los Echavarri. Por el soporte de estas personas yo fui capaz de convertirme la mejor golfista en NCAA y, ¡lograr mis sueños como WILDCAT!  

Jugué como amateur en algunos torneos profesionales en Tucson, Phoenix y Palm Spring. Enfrenté a los mejores en el mundo y ahí fue donde me di cuenta que yo pertenecía a ese mundo. Mi juego era suficientemente bueno y podía con eso. En mi segundo Kraft Nabisco fui a averiguar quién me tocaba jugar y me dijeron que iba a jugar con Annika Sorenstam. No podía creerlo, le dije a mi amiga Shanti “yo creo que se equivocaron, habla y rectifica” y le dijeron lo mismo. No podíamos creerlo. Decidí escribirle a Annika una carta diciéndole que la admiraba muchísimo. Acabó ganándome al final y yo terminé como top amateur. Mi vida cambió después de esa semana. Ese torneo no sólo me dio seguridad, también conocí a Mahoneys y Maisterras que están aquí el día de hoy. ¡Gracias!

Mi primo Andrés, a quién llamamos El Güero, mi caddy en US mujeres, el US amateurs y como profesional vino a cada uno de mis eventos hasta el último tour. Nuestro segundo lugar en España en el World Match Play donde hicimos el mejor acierto de mi carrera. La parte simpática es que estábamos tan cansados de viajar y jugar que no podíamos agregar las distancias. Era muy difícil pues tenían metros en los cursos de golf en Europa, después de 36 hoyos en la final, además de viajar, la presión, no podíamos ir más. Le decía “cuál es la distancia” y no podíamos pensar, terminamos en segundo lugar. Fue un gran evento. ¡Gracias por todo Güero! 

Algunas cosas me pasaron cuando tomé la decisión de convertirme en profesional. No teníamos dinero para viajar, entonces fuimos al banco para pedir una tarjeta de crédito para hacer reservas de hotel, pero como no teníamos ingresos nos dijeron que no. No podíamos rentar noches de hotel o un coche de renta pero gracias a mi primer manager y amigo Rocky Hambric y a su esposa Mary, que están aquí, ellos me dieron $50,000 dólares en préstamos para empezar mi aventura como profesional. 

Mi hermano Alejandro renunció a su trabajo y me dijo que él me ayudaría hasta que yo pudiera sola. Gracias Ale por tu valentía de dejar tu vida de aquel momento y acompañarme en la aventura, en la que todavía seguimos. Compramos un coche y nos pusimos en marcha. 12 tornemos en 13 semanas para poder clasificar para la LPGA y lo logramos. Mi papá también vino con nosotros. Él planchaba mi ropa y en una ocasión lo tuvimos que llevar al hospital porque creyó que estaba teniendo un ataque al corazón. Por suerte, sólo fue un dolor en el cuello y en el brazo por planchar demasiado.

Tuve mucha suerte en tener tantas ofertas de managers. Ellos me decían “tienes que venir a vivir a Estados Unidos, tendrás un departamento, un coach estadounidense y ropa gratis”, pero lo que yo quería era diferente. Yo quería vivir en Guadalajara, quedarme con mi entrenador Rafa y estar cerca de mi familia y amigos. Rocky creyó en mi visión y empezó a ser mi manager desde Estados Unidos. Alejandro, mi hermano manejó todo en México y así construyó el mejor equipo para mí. Siempre tuvimos mi felicidad en mente. Rocky, gracias por creer en mí y por tanto tiempo. Mira donde estamos hoy en día. Después de mi primer año en tour, gané el premio The Rookie of the Year. Durante mi discurso, le mencioné a Annika que “cuando sea que ella quisiera dejar el lugar de la número uno, sería un honor para una mexicana tomara su posición”. Quería agradecerle porque cuando eso sucedió, sentí mucho respeto por ti, tú siempre has estado ahí como ejemplo para todos nosotros y más importante te agradezco por tu amistad. 

Después de mi primer año de tour regresé a mi casa llorando y quejándome. Ya no quería seguir jugando. Le dije a mi hermana y a mis amigos que la vida en tour era muy difícil y sentía mucha presión. La parte simpática es que después de tres días sin jugar me levanté, me puse mi ropa de golf y fui a clases de golf. Cuando sabes que esto es tu vida y tu pasión, agarras fuerzas de donde sea. Tengo un grupo de amigos en Guadalajara y nos hacemos llamar “la cuadra”. Ellos me dieron fortaleza para seguir adelante. Ellos también están aquí y son La Cuata, Shanti, El Güero, Daniela mi hermana, Ale Kunhard, Ale Martin, Ele y Marta. Gracias por la amistad y todo su apoyo durante los tiempos difíciles. Nuestro tiempo en la playa pescando, en Tapalpa y tantos viajes e historias me hicieron quien soy ahora y eso es lo más valioso de nuestra amistad por que no puedo imaginarme una vida sin ustedes y ustedes siempre me trataron como Lorena y no como la golfista. Gracias a ustedes fui capaz de retirarme con tanta felicidad. Sabíamos que tendríamos más momentos felices más adelante y ahora estamos recuperando el tiempo perdido. Llegamos muy lejos y ahora estamos casados y tenemos hijos. ¡Salud!

July, Meg, Betsy and Nancy como a otro amigos y otros jugadores del tour, ustedes siempre me ayudaron, me aconsejaron, me dejaron llorar en sus hombros y soñar juntos. Por esto, siempre estaré agradecida con ustedes. También quiero agradecerles por su voto por esta mexicana para entrar en este hermoso lugar. Ha sido un honor ser su amiga y estar a su lado por siempre y para siempre. Cuando le dije a Julie que iba a anunciar mi retiro en Morelia, dejó todo y fue a apoyarme en mi última semana. Gracias Julie, ¡te debo un mariachi!

Lo mejor que me pudo haber pasado en el tour fue tener a Reilly Ranking, Candy Hannemann, Marisa Baena y Nicole Perrot. Ustedes amigas, me hicieron sentir increíble como si estuviera en casa. Cada cosa que nos pasó, los viajes, las aventuras, las risas y las lágrimas. Compartimos todo, fue nuestro tour familiar. Con ustedes siempre pude ser yo misma y ustedes me trataron siempre como una amiga más y les quiero agradecer por recordarme siempre por quién era, por tratarme como una amiga de verdad y no importándoles otras cosas. Las quiero muchísimo y les agradezco por ser parte de esta aventura. Juntas lo logramos.

Tuve la oportunidad de aprender de grandes derrotas, altas y bajas y decisiones difíciles. Tuve increíble gente como caddy, Tom, Lance y Greg pero tuve muchísima suerte de encontrar a Dave Brooker. Estábamos hechos el uno para el otro.  Nuestro primer torneo juntos, ganamos de manera tan natural y desde entonces supimos que íbamos a ser el mejor equipo. Alcancé más perfección gracias a ti, tú me ayudaste a alcanzar lo mejor de mí y siempre me gustó como me nos motivábamos el uno al otro. Tuvimos el sueño de ganar el Women’s British Open en Saint Andrews y lo logramos. Ahora podremos contarle la historia a nuestros hijos. Gracias Dave o David, como mi papá te dice.

Gracias a Carlos Olivos. Katherine Lacoste y Rafa Rolli por su inagotable apoyo. Ustedes creyeron y les gustó la idea de una mexicana en la posición número uno. ¡Gracias!

Después de mi victoria en Women’s British Open, empecé a salir con mi guapo hombre; Andrés, mi esposo. Algunas personas en México todavía lo culpan a él por mi retiro pero mis amigos cercanos y familiares entienden que el golf había dejado de ser una prioridad para mí y debía empezar con una nueva etapa en mi vida. Por eso le agradezco a Dios por haberme dado la fortaleza y claridad para anunciar mi retiro en el momento perfecto. Ahora, me siento la mujer más afortunada del mundo, tenemos tres increíbles hijos: Pedro, Julia y Diego y no los cambiaría por nada en el mundo. Mi vida cambió y tuve una nueva Cuadra en la Ciudad de México. La Cuadra Chilanga. Gracias a todos por estar ahí, por compartir este momento en mi vida que en mi opinión es de los momentos más importantes y bellos de mi vida. A mi nueva familia Blanca y Carlos, Rod y Fer, Luisa y Carmen y por supuesto a mis suegros Blanca y Mario. A todos los que están en México que no pudieron venir el día de hoy y a todos los que ya están en el cielo. 

Me dijeron, si te pones nerviosa habla en español. Muchas gracias por todo, yo creo que hasta que te conviertes en papá te das cuenta lo difícil que es estar ahí para tus hijos, de echarles porras de estar con ellos todo el tiempo, increíble todo lo que cada uno de nosotros hemos logrado por su personalidad. Muchas gracias a los dos. Lo más bonito ha sido poder compartir esas experiencias con ustedes. Lo más bonito y más importante es que siempre hemos estado juntos. Tenemos una familia increíble y mis papás trece nietos.

A Todos los que me acompañaron y me apoyaron, muchísimas gracias. Este trofeo, como dice Ian, es para todos los mexicanos e hispánicos he recibido tanto apoyo y amor. Especialmente a los medios mexicanos que gracias a ellos la gente en México me acompaña. 

Tengo una Fundación que me encanta y hoy estoy orgullosa de decir que tenemos a más de 4 mil niños que ya terminaron los estudios en La Barranca. Mucha gente me ha ayudado en lo largo de los años como todavía lo hacen hoy así que quiero decir que jugué buen golf porque cuanto más he ayudado, más puedes ayudar a devolver. Es una responsabilidad y es una motivación el día de hoy. Todo es para ellos para que puedan cambiar su vida. Así que eso es todo de parte mía. Muchas gracias al Salón de la Fama”.

 

Ahora Lorena pertenece a los 155 miembros del honorífico Salón de la Fama de Golf Internacional.  Un galardón más  que se suma a la  enorme lista de reconocimientos y logros de su carrera fuera  y dentro del campo de  Golf.