EL NUEVO TIGER DEBUTA ESTA SEMANA

Ya tiene la mitad del nombre para convertirse en una estrella mundial del golf. Ahora, le falta la otra mitad, demostrarlo con los palos en la mano. Y mañana tendrá su primera gran oportunidad. Robin Tiger Williams, el niño de Peterborough, disputará desde este jueves el British Masters con apenas 16 años, la misma edad con la que Rory McIlroy hizo su debut en un torneo profesional, curiosamente en el mismo evento.

El British Masters ha decidido invitar a Williams como el golfista junior mejor clasificado de Europa. Salta a la vista que no tiene la misma fama que Rory cuando, a su misma edad, empezó a escribir su historia. Pero la de Robin Tiger, sin duda, llegará a una audiencia mayor por sus muchas peculiaridades.

La primera, su llegada a Prestatyn, en Gales, procedente de Stellenbosch, Sudáfrica, cuando apenas tenía tres semanas. Morne, su padre, un fino bateador de cricket que llegó a representar a Aberdeenshire, tenía casi decidido llamar a su hijo como otro de sus grandes héroes deportivos. Pero hubo un cambio de planes…

“Mi padre me dijo que estuvo a punto de llamarme Robin Sachin. Pero bueno, me alegro de que al final se decantara por Tiger… Nací el año en que Woods completó el Tiger Slam, así que creo que eso fue definitivo en la mente de mi padre. Es un curioso guiño al destino, viendo cómo han ido las cosas. Y cuando mi padre me puso por primera vez un palo en la mano, con 18 meses, sentí que me picó el veneno del golf”, reconoce Williams en The Telegraph.

Su padre, dentista de profesión, lo recuerda perfectamente: “Yo había sido un buen jugador de golf en mis tiempos universitarios, jugando bajo par, pero dejé de practicar durante un tiempo. Un día, después de ver a Williams pegar bola tras bola y no querer volver a casa, reservé para jugar nueve hoyos en Rhyl. Los hizo en 47 golpes y me dejó aturdido”.

Con ocho años, el golf era ya parte del día a día de Tiger Williams. Su familia se había trasladado a Aberdeen y Morne, el padre de Robin, lo inscribió en el Hazelhead Golf Club. “Practicaba allí una y otra vez, se pasaba el día pegando bolas, todos los días. Un día vi que había un pequeño torneo y fui a inscribirlo, pero me dijeron que no, que era demasiado joven y no sería justo para él. Les dije: “Venga, seguro que lo disfruta”. Ganó el torneo por 20 golpes de ventaja”.

A los 11 años, Morne llevó a su hijo a América, donde se convirtió en el ganador más joven de un evento de los Future World Champions. Sky Sports oyó hablar de él y publicó un vídeo promocional en el que decía: “Soy Robin Tiger Williams”, que le sirvió para conseguir un patrocinio en la famosa academia Bishops Gate de Florida.

“Uno no quiere que su hijo se vaya de casa con sólo 11 años, pero estaba tan entusiasmado que lo tomamos como una gran oportunidad. Pese a ser tan joven y sabiendo que estaría lejos de su familia, me dijo: “Sólo tienes que hacer este sacrificio, papá”. Así que lo hicimos, aunque estábamos en contacto con él tres veces al día y podíamos comprobar su progreso con un programa de ordenador”.

Robin ganó varios títulos de la América Junior Golf Association y despertó el interés del golf británico, que hizo lo posible para que regresara con 15 años. Sus padres lograron que mantuviera el sistema educativo que tenía en EEUU con un profesor particular: “Robin es un chico brillante y tendrá una buena educación por si el golf no funciona”.

Aunque a Tiger Williams, cuando le preguntan, no contempla esta posibilidad: “Seré profesional”. Sky Sports ha trabajado mucho para recuperar el British Masters y cree en Williams. Por eso, después de haberlo invitado a los Pro-Am los últimos dos años, logró ganarse la confianza de profesionales y organizadores hasta encontrar esta oportunidad.

El nuevo Tiger jugará sus dos primeras rondas con Lee Slattery y Jorge Campillo. Y su padre, Morne, hará de caddie. “Vamos a estar unos pocos grupos por delante de Rory, así que habrá multitud de gente y el ruido será enorme. Seguro que yo estoy más nervioso que él, a él no le intimida nada. Es curioso porque cuando Robin cumplió ocho años le regalé una pequeña Jarra de Clarete con su nombre grabado como Ganador del Open Championship de 2020. Lo tenemos en la chimenea, como motivación. Sólo llegar a jugarlo, ya sería increíble. Pero como siempre le digo, si lo sueñas, puedes hacerlo”, dice su padre…

fuente - www.ten-golf.com