Es hora del 112º VISA Open de Argentina, un evento estelar en la región

BUENOS AIRES, Argentina – El 112º VISA Open de Argentina presentado por Macro, el torneo más antiguo que se juega en América Latina, es el centro de atención esta semana desde una sede igualmente emblemática: la Cancha Colorada del Jockey Club. El trazado que diseñó Alister Mackenzie en 1930 recibió este Abierto apenas un año después y esta semana lo alberga por decimosexta ocasión.

 

“Es una cancha donde siempre se debería jugar el Abierto”, dijo Ángel Cabrera, quien ganó su primero de tres títulos en esta sede en 2001.

Aunque no llega en un buen momento, el campeón del U.S. Open de 2007 y el Masters de 2009 es el gran referente local y será una de las figuras a observar en el field de 144 jugadores de 16 países que lo disputan este año.

 

El 112º VISA Open de Argentina es el penúltimo torneo de 2017 en el PGA TOUR Latinoamérica, pero el último de field completo. Al Shell Championship que cerrará la temporada dentro de dos semanas en Miami, solo tendrán acceso quienes terminen esta semana en el top-60 de la Orden de Mérito del circuito que este año impone un récord de 15 países sede en su calendario.

 

En la lucha por este prestigioso título también se definirá al receptor de una exención para el Abierto Británico de 2018 en Carnoustie y al ganador del Zurich Argentina Swing, del cual esta es la cuarta y última etapa.

 

“Este es uno de los pocos torneos que no he ganado en Argentina. Es algo que me encantaría, especialmente este año porque me lanzaría nuevamente a jugar el British en una cancha a la que no sé si le tengo un gran aprecio o un gran odio. Me gustaría volver a Carnoustie después de 10-11 años”, dijo Andrés Romero, quien alcanzó notoriedad en el Open de 2007, un evento que lideraba por dos golpes antes de cerrar con doble-bogey al 17 y bogey al 18 para ser tercero, un golpe fuera del desempate por el título entre Padraig Harrington y Sergio García.

 

Como el único ‘major’ que ganó el Maestro Roberto de Vicenzo en 1967, The Open Championship tiene un lugar especial en el corazón de los argentinos. A De Vicenzo, fallecido el pasado 1 de junio a la edad de 94 años, se le rinde tributo esta semana.

“De Vicenzo fue el que marcó el camino, el gran Maestro, el mejor de todos”, afirmó Cabrera. “No tuve la suerte de competir con él, pero a todo lugar donde fui en Europa me hablaban de sus victorias. A todo lado al que iba ganaba; ganaba siempre”.